Llevaba tiempo queriendo ir a Biribil en Llodio, empecé a seguirles hace tiempo en Instagram y cada foto que subían a esta red social hacía que aumentaran mis ganas de pasarme a conocerles Por cierto, si no les seguís ya, os recomiendo que lo hagáis, aunque ateneos a las consecuencias porque una vez que comencéis a ver fotos de sus productos: pizzas, pasta, panes, postres…no podréis resistiros a acercaros hasta allí para poder probarlos.

Sus productos están pensados para “take away”, para poder disfrutar de ellos tranquilamente en casa, con envases ecológicos, realizados a partir de maíz, lo que los convierte en biodegradables. Pero también tienen sitio en su local para poder comerlos allí mismo, una decoración moderna, de líneas claras, en madera, bancos y mesas alargadas, cuando estuvimos allí cenando pudimos ver varios grupos de jóvenes disfrutando de sus raciones de pizza, familias en las que se mezclaban varias generaciones llevándose pizzas para cenar en casa, grupos de familas cenando juntas…sus mesas invitan a eso, a la charla distendida mientras se cena. El hecho de que las ensaladas, postres…se encuentren ya preparados hace que a la hora del servicio éste sea más fluido y rápido. Además, hay una pantalla en la que puedes ir viendo cómo van los pedidos y comprobar si aún quedan muchos por delante del tuyo. Una cosa que me llamó la atención fue que si pides tu ración de pasta, la cuecen allí mismo, delante del mostrador, y después eres tú mismo quien elige qué salsa y cuánta cantidad de la misma echarle.

Los spaguettis, macarrones, tagliatellis..los elaboran allí mismo cada día, pasta fresca al curry, pasta con cacao amargo, pasta de hongos de pimiento de piquillo…un montón de variedades a cada cual más original. Cada miércoles elaboran pan de espelta con masa madre. Y las pizzas están elaboradas desde cero, totalmente artesanales, las salsas que utilizan las hacen también allí mismo. Nosotros probamos una de ellas y…sí, la calidad, los ingredientes, el cariño…se notan. Nos decantamos por una barbacoa, estaba hecha con tiras reales de bacon, nada de trocitos pequeños, no, grandes, en cantidad y carne de ternera, me llamó la atención que la carne era triturada. La salsa no se parecía a las salsas barbacoas que conocemos, el sabor era diferente, se notaba un toque de miel en ella. En resumen, estaba para chuparse los dedos, no quedaron ni las migas.

Cuando vamos a cenar (o comer) fuera con los niños, una de las cosas a las que prestamos mucha atención es a la calidad de los productos que sirven en el local al que iremos, quiero darles a mis hijos una alimentación sana, con buenos productos. No siempre es sencillo encontrar esto.  Por eso, creo que Biribil es una muy buena opción para comer fuera con niños, o por qué no, para pedir y llevar los alimentos para comer en casa. Porque si siempre queremos que nuestros hijos coman lo más sano posible, con ingredientes naturales, ¿por qué no mirar que lo que comemos fuera cumpla también estos requisitos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest