Si me seguís en las redes sociales, sabréis que éste fue el libro que me regalaron por mi cumpleaños, le tenía yo ganas, ya que Kate Morton es una de esas autoras que nunca me defraudan, y esta vez tampoco iba a ser distinto. Genial historia, genial forma de contarla. 
En la historia se unen pasado y presente para tejer un misterio que Sadie, una policía de vacaciones forzadas, se ve intrigada por resolver. Una desaparición sin resolver que ocurrió mucho tiempo atrás. En su empeño por saber lo que ocurrió realmente aquel día de solsticio de verano, Sadie contará con la ayuda de Clive, el policía encargado de la investigación cuando sucedió todo, así como Alastair, el bibliotecario del pueblo, que resultará ser una gran ayuda a la hora de revisar documentos antiguos. Papel importante, casi principal, tiene también una escritora famosa por sus libros de detectives: A. C. Edevane, quien se resiste a saber nada de la historia. 
Una misteriosa desaparición de la que todo el mundo cree saber algo, en la que todo el mundo tiene su teoría particular, pero que no es en absoluto lo que parece, sorprende, y por lo menos a mí, y mucho, la verdadera historia. Al contrario de lo que me suele suceder con estas novelas de intriga, he sido incapaz de anticiparme a lo que pasaría a continuación, incapaz de entrever la verdad en esta historia y eso…me gusta, me gusta que no sea lo que parece, que no sea una historia lógica u obvia.
Después de haber tenido una temporada de desilusiones literarias, hoy, por fin, puedo deciros que os recomiendo la lectura de este libro, sin dudas, leerlo, no os defraudará. 

Pin It on Pinterest