Siempre corriendo, siempre con prisas, corriendo para llegar a tiempo al colegio, corriendo para ir a trabajar, corriendo para recogerles, corriendo para ir a casa, o al parque a jugar, porque sí, vamos tan rápido que hasta tenemos que correr para ir a jugar, no vaya a ser que se nos quite la costumbre de correr. Sin pararnos a admirar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Los niños se fijan en el ambiente, se paran a observar una flor, un maniquí en un escaparate y los adultos, invariablemente. les pedimos que no lo hagan, que no detengan la carrera. Yo intento no hacerlo, intento salir con tiempo de casa para que a mi hijo le de tiempo a distraerse por el camino, para que a mí no me entre el agobio por llegar a la hora. El año pasado, al salir del cole a mediiodía, muchas veces tardábamos 45 minutos en llegar a casa, a veces incluso una hora, nunca menos de media hora…en un trayecto que se tarda 15 minutos. Íbamos despacio, parándonos a coger palos, a subir por muros, a correr por la hierba (¿por qué a algunas personas les parece tan grave que los niños corran por la hierba?), a hacer carreras, a probar nuevos recorridos, lo que surgiera, no importaba. Yo no tenía prisa, él tampoco, el baby menos. Había personas que al ver nuestro ritmo se asombraban, no comprendían por qué yo dejaba jugar a mi hijo por el camino, cómo tardábamos tanto…porque hay que saber vivir. El ahora. Dejar de pensar en “luego”, “mañana” y vivir el ahora. Solo serán niños una vez.

Y ¿todo esto a qué viene? pues aunque no lo creáis viene a raíz de un libro que me enviaron desde la editorial Patio, “Espera”, libro escueto en palabras pero lleno de significado. Capaz de lograr con sus palabras que reflexionemos sobre el ritmo frenético con que nos movemos en nuestros días.

Me sorprendieron cuando abrí el sobre y lo vi dentro de él, y me sorprendió después su contenido. Un libro sobre el que pensar y que se presta a ser comentado con los niños, seguro que si iniciáis una reflexión con los niños sobre lo que han entendido ellos de él, y lo que piensan, os sorprenderán los resultados.

Dime qué piensas!