Confieso que tengo una espinita clavada en cuanto a productos comprados en mi “anterior maternidad” y no porque se trate de productos que no llegase a comprar sino porque los compré sin tener demasiada idea ni mirar como tendría que haber mirado. Y ese producto es: la hamaca-columpio.  En cuanto a la hamaca-columpio que compramos, fue algo que en un principio no compramos, no le veíamos utilidad, pero una vez nació el pequeñajo, descubrimos que quizás necesitaramos una, y compramos una sin mirar tampoco demasiado, estábamos aún en la adaptación a la vida con un bebé, y las que sois madres ya sabréis lo que eso supone: escasez de tiempo para mirar, buscar y comparar, entre otras cosas. El problema de esta hamaca-columpio es…la falta de seguridad, no la siento segura para el bebé, y de hecho, en esta segunda maternidad aún no la hemos bajado del trastero y no sé si llegaremos a hacerlo.
Por eso, cada vez que veo alguna hamaca por la red, con todas esas características molonas…me arrepiento. Para que veais a qué me refiero, hoy os traigo dos productos buenos, de calidad, bonitos y que siento como prácticos: son la trona y la hamaca Baby Björn. Si estáis buscando estos dos productos, no dejéis de echarles un vistazo a estas dos opciones. (Y os preguntareis por qué lo de la trona, pues porque sí, porque es una monada, con esos dos colores tan de moda esta primavera, y porque creo que esta en concreto, es realmente práctica)
La hamaca Baby björn es ya un clásico entre las hamacas, se ha hecho muy conocida entre las madres gracias a su calidad. Sacaron hace unos meses tres nuevos colores realmente dulces: rosa claro/gris, gris oscuro/gris y beige/gris.

  • Sirve desde el nacimiento hasta los dos años. Al principio como hamaca y más tarde, puede convertirse en un cómodo asiento. Un producto versatil.
  • Balanceo natural, sin necesidad de pilas.
  • Puede convertirse en una mecedora infantil.
  • Proporciona un apoyo correcto para el cuello y la espalda.
  • Tres posiciones diferentes, para amoldarse a diferentes usos. Esta característica me gusta mucho, ya que la nuestra sólo tiene una única posición.
  • Se pliega hasta quedarse totalmente plana, por lo que es realmente cómoda para transportar y llevar, por ejemplo, de vacaciones.

La trona Baby Björn aparece esta primavera en dos nuevos colores: rosa y turquesa.

  • es adecuada para niños a partir de los seis meses y pueden usarla hasta los tres años. 
  • Su bandeja es ajustable. 
  • Fácil de limpiar (dato realmente importante) Su bandeja es desmontable para que su limpieza sea más fácil.
  • Resistente, algo a tener en cuenta, ya que la utilizarán durante bastante tiempo y queremos que le dure todo ese tiempo.
  • Cómoda y segura.
  • Fácil de montar y desmontar, sin necesidad de utilizar herramientas.
  • Se pliega fácilmente, y una vez plegada, ocupa tan sólo 25 cm. de ancho.

¿Conocíais estos dos productos? No os pregunto si conocíais la marca porque Baby Björn es una de las marcas más conocidas de puericultura. ¿Tenéis alguno de ellos? Contadme vuestra experiencia.

Pin It on Pinterest