La alimentación complementaria

Hoy es día 5, así que como prometí, toca hablar de alimentación.

Hará alrededor de dos meses me encontraba un poco perdida en relación a la alimentación complementaria, no tenía mucha idea sobre ella y me puse a buscar en blogs maternales algo relacionado con el tema, pero había muy poco, casi todos los blogs que hablan de ello lo hacen de BLW (Baby Led Weaning) así que no me servían de mucho, puesto que nosotros no íbamos a practicarlo.

Por eso, al pensar sobre qué podía escribir hoy, pensé que sería una buena idea compartir con vosotros lo que sé de la alimentación complementaria, casi todo está sacado de las hojas informativas que me dio la pediatra al respecto, vamos que no me lo he inventado yo…

En primer lugar, algo que hay que tener muy en cuenta es que la leche es el alimento principal durante el primer año del bebé, debe ser el alimento exclusivo durante los 6 primeros meses; esto es lo que dicta la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la AEP (Asociación Española de Pediatria). A pesar de esto, muchos pediatras recomiendan comenzar con los cereales sin gluten a partir de los 5 meses cuando la lactancia es artificial.

Por lo tanto, cereales sin gluten a partir de los 6 meses, para desayunar y cenar. Pueden estar mezclados con leche, agua, caldo o zumo. Antes de los 7 meses han de introducirse los cereales con gluten.

Tras unos días, se introduce la fruta,en forma de papilla o puré. Puede ser cruda o cocida. Se introduce una fruta nueva cada 4-5 días. A nosotros nos dijeron que podía tomar cualqueir fruta, no obstante, en varios sitios he leído que las fresas, frutas exóticas, kiwis y melocotones (y resto de frutas con “pelusilla”) han de esperar a que el niño tenga un año de edad para poder ser consumidos.

Transcurrido un tiempo,se introducen las verduras, en forma de puré, siempre cocidas,añadiendo una nueva cada 3-4 días. Al puré se le debe añadir una cucharada sopera de aceite de oliva crudo. Se debe evitar las espinacas, la parte verde de las acelgas y las coles. También he leído en algún sitio que puede ser aconsejable no darle puerros al bebé hasta el año, ya que suelen dar gases.

                                                               via
Las legumbres, carne y pescado, se pueden introducir a partir del 6º-8º mes, mezclados con verduras. Se debe introducir cada alimento guardando siempre un margen de días entre uno y otro. Al principio se introducirá sólo la carne menos grasa; ternera, pollo o pavo, y la cantidad aproximada será de 30 gramos. El pescado puede ser blanco o azul y como la carne, 30 gramos.

El huevo no se introducirá nunca antes de los 9 meses, y a partir de entonces, sólo se le dará la yema cocida, mezclada en el puré.

No tomar leche de vaca ni sus derivados hasta cumplido el año de edad.

Y ahora lo que he aprendido yo de algunos libros que me he leído como “El niño ya come sólo”, “Se me hace bola” y ” Mi niño no me come” pinchando en el nombre de cada uno podréis acceder al resumen de cada libro que he publicado en el blog.

Sal, no es recomendable añadir sal a las comidas de los bebés antes de que tengan un año, sus riñones no están desarrollados del todo. No añadir azúcar, no deberían comerlo antes de cumplir un año, ni miel, ni edulcolorantes. Frutos secos y patatas fritas nada hasta que tengan tres años. El marisco nunca antes de los dos años.

0 thoughts on “La alimentación complementaria

  1. Ya ves, a nosotros nos han dicho que empecemos antes con la fruta que con los cereales, ¡cada pediatra te dice una cosa! Yo también ando a vueltas con el libro "Mi niño no me come" y de momento me convence bastante lo que se expone.

Dime qué piensas!