Hoy es un aniversario triste, se cumplen 80 años del bombardeo de Gernika, la primera ciudad destruida desde el cielo a manos de los hombres. Fue durante la guerra civil española. El País Vasco fue duramente atacado durante dicho conflicto bélico y es en ese escenario de fondo en el que se desarrolla la historia de este libro “La lengua de los secretos”.Un libro que narra la crueldad de la guerra vista desde el punto de vista de un niño, desde su inocencia e imaginación.

Este es un libro que narra la historia de una familia, se mezclan presente y pasado para tejer los entresijos de esta historia. El autor cuenta la historia de su padre y sus hermanos, todos niños cuando la guerra estalló y partió en pedazos el mundo que ellos conocían. Cuenta también el presente, sus sentimientos y emociones, la lucha interna que él mismo está batallando. La parte que más me ha gustado es, sin duda, la que narra las vicisitudes de la guerra a través de los ojos de un niño. Un niño que trata de encontrar un sentido a todo lo que está ocurriendo a su alrededor.

Paulina, Martin, Matilde y Lucas no entienden del todo qué pasa a su alrededor, y en sus mentes, sobre todo en la de Martín, a veces se entremezclan realidad y ficción. Su desbordada imaginación elabora mil y una aventuras en las que involucra a sus amigos y hermanos, poniendo emoción e inocencia a su duro día a día. Este libro nos relata su historia, no esperéis ver demasiados detalles bélicos, mucho menos políticos, en la mente de un niño no caben. Ellos no entienden del todo lo que sucede a su alrededor, como siempre, a los niños no se les explica apenas nada, lo justo y lo que ellos atrapan de conversaciones ajenas. Es por ello que la historia del libro se centra en ellos, en los cuatro y en su aventura, porque sí, ellos, o por lo menos Martín, lo ven todo como una gran aventura.

Libro entretenido para conocer un poco sobre ese período histórico del que todavía se sabe muy poco.

Dime qué piensas!