Uncategorized

No hay más tonto que el que no quiere aprender

Tranquilos, esta entrada no va sobre niños ni sobre bebés, sino sobre adultos. Adultos tan cerrados de mente, tan convencidos de sus ideas prejuzgadas y de sus prejuicios que son incapaces de atender, de entender o de aprender nada.

Es algo que odio, una de las cosas que más odio, una cualidad que si la tienes seguramente ya me caerás mal. Y es que no soporto esas personas que por más que razones y expliques se niegan a bajarse del burro y tienen que seguir tenieno razón aunque casi nunca la tengan.

Son personas con ideas preconcebidas, ideas que no quieren cambiar, ideas que en demasiadas ocasiones son erróneas, y como lo que les estás explicando no coincide con lo que ellos creen, no escuchan, y siguen preguntándote lo mismo uno y otra vez, y otra, y otra vez, así hasta el infinito,o hasta que un día te canses y o bien les mandes bien lejos o bien les des la razón sólo para no tener que seguir oyéndoles.

Por ejemplo,tienes ideas pre establecidas sobre la escuela pública, trabajo en la escuela pública, sé cómo funciona, a pesar de ello me contradicen. Intentas explicarles que para conseguir una plaza fija tienes que hacer una oposición,que los funcionarios deben pasarla, y que el hecho de aprobar un examen no es garantía de conseguir una plaza, pues nada, que no les sacas de su “si tienes enchufe te dan la plaza”.Y así año tras año, acaba el curso en junio y durante dos meses tengo que oír si no trabajo…soy profesora,no,no trabajo en verano, y verano tras verano a explicar lo mismo. Verano tras verano a explicar que en septiembre posiblemente trabajes pero que no, que no va a ser una plaza fija, porque no te has presentado a ninguna oposición, y otra vez a explicarlo. Cuando nos casamos…su preocupación era que después de mi permiso por boda no me guardaran el sitio en el colegio, que no me llamaran porque había faltado,a ver que estoy en mi derecho a tener esos días libres, obviamente después volví al trabajo y no he tenido ninguna traba. Cuando me pongo enferma la misma cantinela. Cuando me quedé embarazada, ídem, que cómo me cogía baja por el embarazo, tuve ciática, así que me cogí mis “vacaciones” un mes antes, vamos que en lugar de acabar el curso en junio lo acabé en mayo, pero que si hubiera sido en otra fecha también me habría cogido la baja porque en esas condiciones no podía trabajar…Cuando ya nació el pequeñajo, que a ver cuándo volvía a trabajar, que claro que como estaba de baja maternal luego no me iban a dar trabajo..me he cogido excedencia, estas personas no lo entienden,creen que es porque no me han dejado volver a mi puesto por haber faltado…y por más que les expliques no entienden. Y cuando pueden aprovechan para mencionar que a ver si en septiembre te hacen fija. y vuelta a empezar lo de las oposiciones…No quieren entender, no creo que sea tan difícil hacerlo y la única explicación lógica que le encuentro es que no escuchan,tienen sus ideas y de ellas no les sacas.

¿Cómo lidíais vosotros con este tipo de personas tan agotadoras?

0 Comments on “No hay más tonto que el que no quiere aprender

  1. La gente está llena de prejuicios e ideas preconcebidas y lo peor, como tú bien dices, es que no están dispuestos a escuchar (si no es para confirmar lo que ya creen…). Yo a veces intento también explicar las cosas, y otras directamente paso lo que ocurre es que luego en casa le doy vueltas y acabo muchas veces desahogándome con mi marido, el pobre, que claro luego me dice que por qué no se lo he dicho así a la otra persona… Y tiene razón, aunque también creo que hay veces que no merece la pena porque por intentar aclarar algo puedes acabar pareciendo una borde y deteriorando la relación, y si le tienes que ver día a día… como que igual no te compensa tampoco. En fin, te animo a que te desahogues por aquí, que tener un blog te permite hacerlo…

  2. Yo tengo la manía de explicar y razonar todas las cosas, serán gajes del oficio 😉 pero a veces dan muchas ganas de decir"Porque me da la gana" o "Porque lo digo yo" o "Porque no quiero" sobre todo en temas maternales…ahora ya empiezo a escuchar comentarios sobre que el niño es grande para el pecho, y da igual que argumente lo que sea, que siguen en sus trece, dan ganas de contestar,mira le doy pecho porque me da la gana y se lo daré hasta que nos apetezca a ambos,tú no eres quién para opinar sobre el tema…peeeero,nunca lo hago, hasta el día que me canse…

    En fin, paciencia,creo que es lo único que nos queda…

  3. Pues sí, es lo único… a mí me empezaron a decir que era muy grande para darle pecho cuando sólo tenía cinco meses… y lo peor es que le decían a él que tenía que dejar ya tranquila a mamá fíjate… Así que este verano que ya tiene dos años y medio he decidido que en la calle mejor agua, porque no quiero que tenga que oír a nadie esos comentarios, y a él le digo que los demás niños tienen envidia y van a querer también. Pero el verano pasado que ya tenía año y medio me pedía por la calle y le daba sin problemas, y tuve suerte porque no recuerdo ningún comentario negativo, más bien al contrario, pero creo que por alguna respuesta un poco contundente de meses atrás las que pensaban otra cosa decidían callarse, jejeje… Así que sí, muuuuuucha paciencia, y no precisamente con el peque.

  4. Si no quieren dar su brazo a torcer no te esfuerces. Aquí hemos seguido la táctica de oí todo lo que cada uno tenga que decir, callarnos para no liarla y seguir haciendo lo que queramos. Aún así ¡a veces hay enfrentamientos con la gente! Porque encima, si te callas para no polemizar te toman por tonta y se ríen de ti en tu cara. Nosotros estamos rodeados de gente tonta ¡y no nos habíamos dado cuenta hasta quedarnos embarazados!

Dime qué piensas!