En realidad este cuento puede titularse como prefieras: Little red riding hood, Txanogorritxu, Caperucita roja…en el idioma que prefieras, puesto que no tiene letras, tan sólo dibujos. Alguien podría pensar que eso hace al libro parecer menos interesante, pero al contrario, este hecho puede dar mucho juego, pero vayamos por partes.
14191864_10205736590452764_143939342_o
Entre sus páginas encontrareis pop ups, páginas deslizables, carruseles…y unas ilustraciones bonitas. Además, se incluyen unas pegatinas con forma de bocadillos donde poder escribir el dialogo que más prefiráis. Cuando el niño es pequeño aún, los padres pueden escribir las palabras que él les dicte, y si está aprendiendo a escribir se puede utilizar para incentivarle a escribir…
El hecho de no tener texto fomenta la imaginación del niño.

Una versión original del clásico de los hermanos Grimm, donde además, si no sois muy fans de que el lobo se coma a nadie, se presta muy fácilmente a una interpretación menos cruenta, donde el lobo, perfectamente puede amenazar a Caperucita y a su abuelita con comerse toda la comida que tengan en la casa, por ejemplo…
14191388_10205736589692745_11229205_o
14215390_10205736589612743_1529190658_o

Dime qué piensas!