¡Vamos, vamos, pingüinito! Este  juego me encantó cuando lo conocí en al formación Haba para educadores , de hecho, estoy decidiendo aún si comprar este o otro de los que me ha gustado. Tres mamás pingüinos y tres bebés pingüinos, deben llegar hasta los peces, un dado con huellas grandes y huellas pequeñas, si sale huellas pequeñas, será el pingüinito quien avance, si salen huellas grandes, será la mamá pingüino, pero claro, la mamá pingüino ha de estar o con su bebé o detrás de él, para poder verle bien…

Un juego a partir de los dos años, con un diseño muy mono, es sencillo, aunque quizás a los más peques les cueste lo de distinguir las huellas pequeñas de las grandes, pero nos puede servir para ir enseñándoles las diferencias de tamaño, además, deberán aprender que no siempre pueden avanzar con su pingüino, lo cual es una buena manera de ir enseñándoles a manejar la frustración. Con este juego fomentaremos el aprendizaje y respeto de las normas de los juegos, aprenderán o practicarán los números del 1 al 3, puesto que son los tres números de casillas que podrán avanzar cada vez, aprenderán la diferencia entre pequeño y grande fijándose en las huellas, aprenderán también a perder pero también a ganar…Un juego sencillo e ideal para introducir los juegos de mesa a los niños.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest