Viajar debe ser una experiencia divertida para los niños, hemos de pensar que para ellos, el hecho de tener que estar quietos, sentados en un lugar, puede resultar tedioso. Viajar en tren, autobus, coche o avión puede suponer un reto para ellos, una experiencia que puede resultar monotona. No controlan el tiempo ni la distancia, no saben cuánto queda ni cuándo llegarán. Hay que tener paciencia con ellos, pensar en sus necesidades y tener empatía para saber ponernos en su lugar y pensar en cómo pueden sentirse. Hay que buscar opciones para ver cómo lograr que los niños no se aburran en el viaje.

Algo para mí esencial a la hora de viajar es pensar en el viaje en sí, el trayecto hasta el destino de vacaciones. Necesito que a los niños les resulte un viaje ameno, nada pesado, que disfruten también durante él, y por ello, suelo pensar mucho en cómo hacerlo. Qué llevar, qué les gustará, con qué se divertirán más…me gusta disponer de diferentes recursos, aunque a veces parezca que no sean suficientes. Me gusta llevar cosas para que se entretengan durante el viaje y en el destino, es decir, de vacaciones se come mucho fuera, y me gusta llevar también cosas para que se entretengan durante esas comidas. También hay momentos muertos en el hotel, quizás el día ha sido muy largo, hemos andado mucho y nos retiramos pronto a la habitación pero no es hora aún de ir a dormir, lo de llegar a la habitación, ponerse el pijama y directamente meterse en la cama, no sé cómo lo llevarán vuestros niños, pero los míos no muy bien, así que nuestra rutina nocturna suele incluir juegos, libros…pero, todo eso hay que llevarlo preparado, claro. Solo releyendo lo que he escrito me parece que se necesite una maleta entera solo de juegos!!! por ese motivo, porque el espacio nunca sobra, hay que buscar recursos que no ocupen un excesivo espacio.

Algo a tener en cuenta es la edad del niño, qué puede, qué sabe y qué le gusta hacer. De nada sirve que le llevemos un puzzle para que se entretenga si a él lo que le gusta es pintar o los juegos de mesa. Lo que puede ser muy entretenido para un niño, puede no serlo para otro, por ello, lo que hoy os presento son diferentes opciones que habréis de tomar como un mero ejemplo y no como una verdad absoluta. Pueden serviros algunas de las cosas pero otras no, puede que viendo alguna de ellas se os ocurran otras…Estas son opciones para dos niños de dos años y medio y casi cinco años. La edad, otro punto a tener en cuenta a la hora de decidirnos por una cosa o por otra.

Pintar y dibujar.

Esto es algo muy socorrido, depende de las condiciones en que viajamos, si lo hacemos, por ejemplo, en coche, deberemos buscar la manera en que pintar y dibujar sea cómodo y factible. Aparte del clásico papel, lapiz, pinturas, hay otras opciones atractivas para los niños. Cuadernos para colorear, podemos crearlos nosotros mismos, por ejemplo, buscando imágenes de aquellas cosas que le gustan a nuestro hijo. Puede ser también con algunas pinturas especiales. Con una libreta en la que con una especie de pincelito con agua se va desvelando el dibujo…

Puzzles

Puede ser un puzzle clásico, o bien imprimido, si queremos que nos dure durante todas las vacaciones o por lo menos hasta el viaje de vuelta, podemos plastificarlo para aumentar su durabilidad. Otra opción es crear un puzzle en palitos, o comprarlo, como el que os mostré en este post.

Libros de pegatinas y de actividades.

Si están relacionados con el destino o el medio de tranporte en el que viajaremos será todo un acierto seguro. Ojo porque no todos los libros de pegatinas sirven, los hay de difentes dificultades y niveles e incluso hay algunos que incluyen además otro tipo de pasatiempos. Otra opción son hojas de pegatinas.

Juegos de mesa

Estos es mejor que sean formato viaje, por razones obvias. Hay muy buenas opciones. Además, nos servirán también para jugar en el hotel, en la playa o en los restaurantes. El de Monster Kit lo compré en Jugar x jugar, una tienda con gran variedad de juegos de mesa, además, lo enviaron super rápido.

Coches y muñecos

Mi truco es llevar alguno nuevo que no hayan visto hasta ese momento. Este año, además, he descubierto dos inventos, por un lado, una cinta que imita a una carretera, la hay también que imita a una vía de tren, y los play mats. Unas hojas con carreteras o escenarios imprimibles. Otro buen recurso son las marionetas de dedo, que además de servirnos para jugar, nos servirán para inventar historias.

Cuentos

Obviamente no podían faltar los cuentos. Nos hemos aficionado a los cuentos y libros de pequeño formato. Hay diversas opciones, yo os voy a recomendar la tienda en la que he comprado estos últimos, Te lo cuento con un cuento, por una sencilla razón, su servicio. Había un problema en la página para pagar con Paypal. Ni cinco minutos después de que me diera error, recibí una llamada para interesarse por ello y, sinceramente, esto me sorprendió gratamente. Mostrar ese interés por el cliente, no es algo que haya visto habitualmente. Además, supongo que por subsanar el error, los libros nos han llegado envueltos en papel de regalo y acompañados de unas pegatinas. No puedo enseñaros los nuestros puesto que no he querido abrirlos hasta irnos de vacaciones, para que los niños se lleven una sopresa.Podéis ver los minucuentos en la sección de Minicuentos para invitados: están los snacks de Tragamanzanas, los minis y los Imperdibles de Kalandraka.

Si queréis más ideas para el viaje, podéis echarle un vistazo a los demás artículos que he publicado a lo largo de estos cinco años en el blog, seguro que encontráis algo que os guste!

Pin It on Pinterest