La abeja Adela. Éste es el otro juego que me encantó en la Formación Haba para educadores a la que pude asistir en marzo, es que era una monada. De hecho, me gustó tanto, que hace unas tres semanas lo compré para el más pequeño de mis pequeñajos.

Una abeja ha de recolectar unas flores, cuando recoge una de las flores, la mete por el panal y cae convertida en…una gota de miel!

Si bien está recomendado a partir de 2 años, la verdad es que depende mucho del niño, si ya sabe esperar su turno, si sabe reconocer los diferentes colores, si sabe asociar la imagen de la flor en el dado con la flor de la tarjeta…habrá niños que nada más cumplir los 2 años puedan hacerlo y otros que tengan que esperar un poquito más para jugar, pero lo que está claro es que seguro que a todos les gusta la simpática abejita y se asombran viendo cómo la flor se convierte en gota de miel.

Es un juego muy bueno para empezar a jugar a juegos de mesa con los más pequeños; respetar los turnos, por ejemplo. Al no tratarse de un juego competitivo no tendremos problemas de frustración si no ganan, puesto que seremos todos quienes ganaremos o perdamos, no solo una persona. Sirve, además, para reconocer los colores y asociarlos, clasificar y ordenar conceptos.

Pin It on Pinterest